La posidonia

La posidonia oceánica es la planta que hace que las aguas del mar sean tan trasparentes. Se la reconoce por las manchas negras que se pueden ver des de la superficie, que pueden llegar a formar auténticas praderas de varios kilómetros de longitud, como la que hay en Formentera de más de 8 km.

Es el ser vivo más longevo de la tierra con 100.000 años. Solo crece un centímetro cada año y vive a una profundidad de entre 1 y 40 metros.

No solo protege la costa de las olas y mareas, sino que también ayuda a consolidar la arena de las playas. La posidonia es el pulmón del Mediterráneo ya que captura y retiene el CO2 durante millones de años. Solo una hectárea de pradera de posidonia crea 5 veces más oxígeno que una hectárea de selva amazónica.

Por ser el mar Mediterráneo frontera de tantos países, sus usos y historia son ricos. Como tiene mucha sal, aunque esté mojada no crea bacterias ni hongos, por eso se utiliza como cama para el ganado. Es perfecta para aislar del frío y gracias a su alto contenido en yodo mantiene al ganado limpio y desinfectado. También es muy beneficiosa para el campo porque desprende nutrientes a medida que se descompone, retiene el rocío y evita la evaporación del agua. Hasta incluso hay pescadores que solían macerarlas en alcohol para conseguir una solución desinfectante para tratar rasguños y otras heridas superficiales y ayudar a su cicatrización.

Y más importante aún, la posidonia es vital para la reproducción de los peces; proporciona el hábitat donde se alimentan y se reproducen millones de especies de plantas y animales marinos.

Sin embargo, aunque es una de las principales fuentes de vida del Mediterráneo, a día de hoy más de la mitad de las praderas han desaparecido. Las causas son varias, como los vertidos de residuos, la pesca de arrastre, la construcción descontrolada de las costas, entre otras.

Por eso, la Conselleria de Medi Ambient del Govern de les Illes Balears respondió a la necesidad de adoptar medidas de conservación de las praderas elaborando y poniendo en marcha el proyecto “Protección de praderas de posidonia en zonas LIC de Baleares”.

Este proyecto recibe el financiamiento europeo por decisión de la Comisión de 5 de julio de 2001, en el marco LIFE (normativa que regula el instrumento financiero para al medio ambiente) y cuenta con la participación de la Dirección General de Pesca, la Fundació Bosch i Gimpera, y el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados.

Para ir más lejos, el Consell Insular de la isla de Formentera (Islas Baleares) propuso lanzar un plan de acción llamado Save Posidonia Project para recaudar fondos que irán destinados exclusivamente a la conservación de la planta marina posidonia oceánica. El objetivo es “concienciar sobre la vital importancia de la posidonia en Formentera en el presente y sobre todo para las generaciones futuras”.

La acción del Govern Balear ha significado la destinación de embarcaciones para hacer vigilancia de fondeos y concienciar a las pequeñas y medianas embarcaciones sobre el peligro de fondear encima de los prados de posidonia. Estas unidades de vigilancia controlan e informan sobre las normas de gestión y uso de las boyas, así como la necesidad de reservar fondeos según la estación la del año, siendo una infracción sancionable su no cumplimiento. Para saber más visite su página web haciendo clic aquí.

Si más de la mitad del oxígeno que respiramos viene del mar, no es descabellado cuidarlo tanto como sea posible.