WeCreativez WhatsApp Support
Whatsapp Surcandomares
Whatsapp Surcandomares

El Mediterráneo es el mar más grande sin que aún pueda llamarse océano. Limita al norte con Europa Occidental, al sur con África y al este con Oriente Medio, por lo que este mar está rodeado de muchas de las civilizaciones más antiguas del mundo.

Los mares y océanos desempeñan un papel fundamental en la evolución y variabilidad del clima, por su interacción con la atmósfera y porque absorben aproximadamente el 25% del CO2 que se emite anualmente a la atmósfera como consecuencia de las actividades humanas, según los datos del Servei Meteorològic de Catalunya. En este marco, el conocimiento de la evolución pasada y las tendencias futuras de la temperatura superficial del mar es crucial para los escenarios climáticos futuros.

Gracias a las temperaturas del mar se pueden detectar y predecir el desarrollo y/o la intensificación de precipitaciones intensas en la cuenca Mediterránea e incluso en otras zonas del mundo. También se ha demostrado su importancia en el estudio de las olas de calor en Europa. Por lo tanto, estar atento a la temperatura del mar y su evolución es un ingrediente importante si se quiere disfrutar de él.

Hay un buen grado de variación de temperatura en las aguas del Mediterráneo. Por lo general es mucho más cálido a medida que se viaja hacia el este y hay un rango de alrededor de 10°C entre los máximos y mínimos del invierno y el verano.

Si queremos ser más precisos, tenemos la suerte que en Cataluña se dispone de una serie de datos marítimos de más de cuarenta años y que se toman regularmente a 2 millas mar adentro del puerto del Estartit, a poco más de una milla de las Islas Medas (42° 03’ LATO N / 3° 15’ 15’’ LONG E).

En este punto de 90 metros de profundidad se toman des de 1969 medidas de la temperatura a siete niveles de profundidad (superficie, -20, -50, -80 metros).

Según datos de la Estació Meteorològica de l’Estartit i de Torroella de Montgrí, la temperatura mediana anual del agua del mar se ha incrementado de manera significativa a todos los niveles desde 1974. A la superficie lo hace a un ritmo de +0,32 °C/decenio, a 20 m de profundidad es de +0,30 °C/decenio, a 50 m lo hace a un ritmo de +0,26 °C/decenio y a 80 m a +0,20 °C/decenio.

El año 2018 tuvo una anomalía positiva de +0,9 °C a la superficie, la tercera más elevada de toda la serie.
A grandes rasgos, podemos decir que estacionalmente, son el otoño y el verano las épocas del año que registran una tendencia más evidente hacia el calentamiento, especialmente a 20 m y a 50 m de profundidad, con valores que superan los +0,30 °C/decenio.

El instituto de Estadística también ofrece una visión panorámica de la evolución de nuestro mar Mediterráneo.